Hay algo mágico acerca de FirefoxOS